Pequeños cambios de vida

14:24

En la entrada de hoy quiero compartir una serie de pequeños cambios y hábitos que he desarrollado en los últimos años, y que han mejorado mi calidad de vida de manera muy siginificativa. ¿Lo mejor? Son completamente gratis y es posible que los comiences a aplicar justo al terminar de leer la entrada.


No es ningún secreto que mi naturaleza es bastante pasiva, soñadora y  un tanto floja. Tengo que hacer un esfuerzo consciente para ser productiva y lograr mis objetivos. Por eso siempre estoy buscando maneras de lograr mucho con poco esfuerzo, formas de hacer que mi día sea eficiente y que no sienta que me estoy matando por alcanzar mis metas. Es por eso que he ido moldeando mi rutina diaria con pequeños hábitos que han logrado mejorar varios aspectos de mi vida día a día. 

Hábito 1: Despertar e irme a la cama a la misma hora. 

El tener una rutina de sueño consistente ayuda estar sano física y mentalmente, lo que nos permite atacar tareas difíciles y enfrentarnos de manera más descansados a lo que sea. Tendrás más claridad mental y no estarás fatigado. 

Habito 2: tomar un vaso de agua al despertarme o ir a la cama. 

Cuando duermes generalmente pasas varias horas, y si es verano seguro sudas cuando duermes. Lógico te despiertas deshidratado y con hambre. Pero inmediatamente después de levantarse no es muy buena idea comenzar a ingerir comida, puesto que tu sistema digestivo aún se encuentra en reposo. Lo mejor es activarlo con agua. Si no te gusta el agua sola puedes ver esta entrada de infusiones refrescantes que son excelentes formas de iniciar el día y combatir el calor.

Hábito 3: Si toma menos de 2 minutos, lo hago de inmediato. 

No hay nada más estresante que ver un calendario o lista de pendientes con muchas tareas. Ahora es importante que identifiques qué tareas son urgentes, qué tareas pueden esperar, si pueden esperar pero son ráídas, lo mejor es sacarlas todas a primera hora del día. No solo limpias tu plato, si no que tendrás esa sensación de haber completado algo. Eso crea un efecto bola de nieve que incrementa la productividad. No lo descartes.

Hábito 4: Tomar un descanso de 5-10 minutos por cada hora trabajada

Puedes hacer estiramientos ligeros, levantarte de tu lugar de trabajo y dar una pequeña caminata, prepararte un té o hacer una meditación simple. El chiste no es interrumpir tu flow de trabajo. Si consideras que no lo necesitas y puedes seguir, hazlo, pero en muchas ocasiones ya no estamos siendo productivos, y aún así continuamos. Solo perdemos el tiempo y nos cansamos en vano. Lo mejor es tomarnos un respiro. Hay estudios que encontraron que pequeños descansos entre periodos intensos de trabajo nos hacen mas productivos y previenen el Burn Out que no tomarlos. 

Hábito 5: Eliminar las notifiaciones

Tanto en la computadora como en el celular, cada 3 segundos que un amigo te manda un meme, tu madre te pregunta cuándo la irás a visitar o tu jefe te manda un correo, son micro interrupciones que lejos de ayudarte, te atrasan y estresan. Yo solo tengo notificaciones activadas para llamadas de teléfono. Todo lo demás me doy tiempos para revisar y así procuo mantener por mucho tiempo mi flow de trabajo al evitar interrupciones.

Hábito 6: Crea una lista de pendientes

El planear tu día en cuanto incia te ayuda a saber qué tienes qué hacer y le da estructura a tu rutina. Además cada que concluyes una actividad, el eliminarla de la lista genera un efecto de bola de nieve que te ayuda a seguir, puesto que estás viendo que estás avanzando. Es un efecto psicológico muy fuerte que se consigue fácilmente.

Hábito 7: Utilizar un horario

No tiene que ser muy estricto. Yo raras veces sigo el mío pero te da una especie de estructura. Por ejemplo yo reviso mis correos por la mañana en cuanto enciendo mi computadora, tanto los personales como los de trabajo. Igual mis mensajes privados en redes. Para mediodía o la hora de descanso vuelo a hacerlo y una vez más en la noche. La hora siempre es distinta pero hacer tareas en bloques de tiempo te ayuda a no estar por todos lados haciendo multitask e interrumpiendo las actividades realmente importantes.

Habito 8: Utilizar etiquetas en la bandeja de correo




No hay nada más estresante que tener una bandeja con muchos correos y no sabes dónde está tu comprobante de la cita del pasaporte, o los boletos de avión. Lo mejor es crear etiquetas que te permitan organizar los correos por categorias. Mi bandeja siempre está limpia, la reviso y clasifico los correos según lo que son. Lo que no sirve automaticamente lo mando a la papelera y si requiero consultar algo más tarde solo tengo que saber qué es, por ejemplo el último pago de mi plan de celular, solo voy a recibos y busco el del mes que me interesa.

Hábito 9: Llevar una agenda o calendario

Personalmente a mi me gustan las agendas físicas y eso no es gratis, pero si no tienes los medios o te parece engorroso, la mayoría de los servicios de correo hoy en día tienen un formato de agenda o también tu celular o tablet. Ya no volverás a perderte la cita del dentista o llegar tarde a la junta de trabajo. Una agenda nos ayuda a planear, organizar y estar al tanto de nuestras obligaciones laborales, personales y sociales.

Hábito 10: Mantener tus espacios limpios

Es muy incómodo y casi imposible tratar de ser productivo si tu escritorio es una pila de papeles pendientes, tu auto está lleno de ropa y basura que ni puedes encontrar los pedales o si quieres descansar pero tu cama tiene una pila de ropa y cosas por acomodar. Se dice fácil, y creo que no lo es. Definitivamente creo que es la tarea más compleja de la lista pero una que tiene un gran impacto positivo. 



You Might Also Like

0 Opiniones

Lens Village

About Me

loading...